Urgencias 24h

900 407 407

Alergología e Inmunología Clínica

Información general

Descripción larga: 

Ponemos a tu disposición las últimas técnicas de diagnóstico y tratamientos alergológicos e inmunológicos (vacunación). La estrecha colaboración con otros servicios médicos, hace que puedas disponer de un abordaje multidisciplinar de tu dolencia, en los casos que sea necesario.

Te ofrecemos asistencia pediátrica y para adultos de la mano de médicos reconocidos en su sector, así como novedades para superar alergias como la desensibilización mediante la tolerancia oral sostenida a lo largo del tiempo.

Servicios

Servicios: 
Atención a pacientes alérgicos en edad adulta y pediátrica
  • Alergias respiratorias: rinosinusitis y asma alérgicos.
  • Alergias oculares: conjuntivitis alérgica.
  • Alergias cutáneas: urticaria, angioedema, eccema, dermatitis, prurito, etc.
  • Alergias alimentarias y al látex.
  • Alergias a medicamentos.
  • Alergia a veneno de abejas y avispas.
  • Patologías ocupacionales de origen alérgico: rinosinusitis, asma, enfermedades de la piel.

Realización de las siguientes técnicas diagnósticas
  • Pruebas cutáneas intraepidérmicas.
  • Pruebas cutáneas intradérmicas.
  • Pruebas epicutáneas de contacto (“test del parche”).
  • Pruebas funcionales respiratorias.
  • Pruebas de provocación nasal.
  • Pruebas de provocación ocular.
  • Pruebas de provocación bronquial.
  • Pruebas de exposición a alimentos.
  • Pruebas de exposición a medicamentos.

Unidad de Alergia Alimentaria y Respiratoria Infantil de Alta Resolución

  • Alergias respiratorias: rinosinusitis y asma alérgicos.
  • Alergias oculares: conjuntivitis alérgica.
  • Alergias cutáneas: urticaria, angioedema, eccema, dermatitis, prurito, etc.
  • Alergias alimentarias y al látex.
  • Alergias a medicamentos.
  • Alergia a veneno de abejas y avispas.
  • Patologías ocupacionales de origen alérgico: rinosinusitis, asma, enfermedades de la piel.

Profesionales

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes: 

¿La alergia se hereda?

Cuando hay antecedentes de alergia o atopia en familiares de primer grado, hay mayor predisposición genética a padecer algún tipo de alergia, pero muchos pacientes alérgicos no tienen antecedentes familiares.

La alergia parece ser el resultado de una interacción entre la exposición de un individuo genéticamente susceptible a un alérgeno y varios factores ambientales modificadores. Sin embargo, aún no se han conseguido identificar factores principales de riesgo, por lo que aún no se dispone de métodos efectivos que, con certeza, puedan discriminar a los individuos que desarrollarán alergia.

¿En qué consiste el tratamiento para la alergia respiratoria?

El tratamiento empieza después de realizar un diagnóstico correcto. La terapia incluye: la educación del paciente, la eliminación de los alérgenos, la inmunoterapia específica con alérgenos y la farmacoterapia. Aunque la farmacoterapia es habitualmente eficaz para el control de los síntomas, la inmunoterapia es el único tratamiento capaz de alterar el curso natural de la enfermedad alérgica y de prevenir la aparición de neosensibilizaciones en los pacientes monosensibilizados y el desarrollo de asma en los pacientes con rinitis.

¿Cuáles son las causas principales de alergia respiratoria en nuestra zona?

En nuestro medio, los pacientes que padecen rinitis y/o asma alérgico, frecuentemente son alérgicos a ácaros del polvo, presentando los síntomas de forma perenne o con los cambios estacionales. Por otro lado, en la alergia a pólenes, en primavera, es común la sensibilización a polen de olivo y gramíneas, siendo en el Mediterráneo muy prevalente la alergia a una planta denominada parietaria. No debemos olvidar la sensibilización al epitelio de animales domésticos como el perro y el gato y también a hongos ambientales, muy relacionados con zonas climatológicas húmedas.

¿Es posible saber a qué medicamento soy alérgico después de haber sufrido una reacción?

En nuestro país los antibióticos betalactámicos constituyen la primera causa de reacciones mediadas por IgE a medicamentos y las pirazolonas la segunda en lo que a frecuencia se refiere. En muchas ocasiones se etiquetan a los pacientes como “alérgicos” a los medicamentos, en particular a los antibióticos y terminan por llevar esta etiqueta durante toda la vida. Para hacer un buen diagnóstico es fundamental la realización de una historia clínica adecuada, pruebas in vitro determinando la concentración de IgE específica y pruebas en vivo que incluyen pruebas cutáneas intraepidermicas (prick) y la prueba intradérmica, las pruebas epicutáneas del parche y la prueba de exposición controlada al medicamento.

¿La alergia a alimentos se cura?

Existen estudios que afirman que el 85% de los niños con alergia alimentaria durante los tres primeros años de vida, pierden la sensibilidad a la mayoría de los alimentos con mayor potencial alergénico, entre ellos al huevo, la leche, el trigo y la soja. Sin embargo, la alergia a frutos secos, pescados y marisco, habitualmente persisten. En la actualidad existen novedosos tratamientos efectivos para algunas alergias alimentarias; como por ejemplo la alergia a la leche de vaca o al huevo, en aquellos pacientes que a partir de los cinco años de edad no han superado este tipo de alergia, de forma natural, permitiendo la adquisición de tolerancia oral sostenida a estos alimentos. El tratamiento consiste en administrar de forma controlada, en el hospital, dosis crecientes del alérgeno alimentario al cual el paciente, en este caso el niño, es alérgico. De esta forma se intenta alcanzar la tolerancia oral de cierta cantidad del alimento diaria; evitando así que el paciente tenga reacciones alérgicas tras ingerir el alimento de forma accidental y, a su vez, que éste pueda tomar cierta cantidad del alimento al que es alérgico.

Tengo picor y me salen ronchas en la piel. ¿Es posible que el origen de esto sea una alergia?

El Comité de Alergia cutánea de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica, llevó a cabo un estudio poblacional, transversal, en el que se obtuvo una prevalencia para la urticaria crónica de un 0,6% y una incidencia acumulada para la urticaria aguda de un 18,72%. Ante la presencia de estos síntomas debemos hacer un estudio exhaustivo para determinar si existe alguna causa alérgica y también descartar otras enfermedades sistémicas asociadas.

Utilizamos cookies propias para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.close